La crisis corporativa desde las trincheras

Muchísma gente me ha preguntado en los últimos 5-6 días qué está pasando en Facebook con la protección de datos en el marco del escándalo de Cambridge Analytica.

No tengo ninguna información adicional a la que está en los medios; no voy a hablar de los detalles del caso pues no tengo nada para agregar. Sí puedo mencionar, estrictamente en caracter personal, cómo se vive la experiencia desde dentro de una empresa cuando pasa algo así.

Mirando muchos años después cualquier desafío profesional, emocional o físico generalmente concluimos que salimos fortalecidos por la experiencia. Sin dudas una mentalidad estoica predice que tenemos que prestar antención a lo que está dentro de nuestro poder y enfocarnos en que eso nos haga mejores.

“Lo que pasó, pasó” aplica, sólo se puede modificar lo que hace falta, reconocer el error cuando lo hay, seguir adelante. En ese contexto dentro de una empresa me parece clave mirar cómo está el ánimo de la gente, cómo reaccionan los líderes, qué podemos incorporar como aprendizaje y corregir nuestro comportamiento con miras al futuro.

En el rol de contribuidor la vida sigue, seguimos empujando proyectos, lanzando productos, apoyando clientes y formando alianzas que suman a forjar nuestra misión.

Como dicen los posters en la oficina, esto recién está terminado en un 1%.