Categories
Ocio

Podemos aprender algo de Genghis Khan?

Pocos individuos de la edad media tuvieron más impacto en la evolución de la historia como  Genghis Khan. Es merecidamente demonizado por la mayoría de los historiadores fuera de Mongolia por la devastación que hizo llover sobre China, Asia Menor y Europa del Este.

En su lugar natal es considerado el padre de la patria, y en el resto del mundo tiene que ser considerado uno de los personajes más misteriosos (no se sabe cuándo nació, cómo era físicamente, dónde está enterrado ni existe cita directa de su boca o puño), fascinantes (sus logros militares y sociales tienen pocos paralelos) y controversiales (para lograr lo que hizo arrasó con pueblos enteros) de la historia.

Responsable directo por al menos 10 millones de muertes (algunos historiadores calculan que esa cifra podría llegar a los 20 millones) en su mayoría civiles de pueblos conquistados, también es atribuido por un intercambio cultural entre oriente y Europa a una escala sin precedente.

En su pico controló el imperio geográficamente más entenso de la historia. Cómo logró semejante hito es una mezcla entre sus faltas de escrúpulos, estrategias sin paralelo, una fuerza de arqueros montados particularmente beneficiados por el terreno junto con el ejercito más disciplinado del mundo.

genghis

Algunos puntos salientes que podrán ser aplicados 800 años después:

  • Meritocracia: rompiendo la tradición mongol de usar lazos familiares para definir posiciones de liderazgo usaba el mérito y la lealtad como factores principales.

 

  • Disciplina y consistencia: las reglas claras, materializadas en el código escrito Yassa creada por el mismo Genghis Khan, aseguraba obediencia extrema por parte de sus guerreros. Si uno huía de una batalla era responsabilidad del resto de su batallón mantenerlo en regla, de lo contrario todo el grupo sería ejecutado tras la batalla. Si huía todo el batallón lo mismo aplicaba para la división entera, etc.

 

  • Flexibilidad: lejos de sus fortalezas como un cuerpo de arqueros montados, los Mongoles incorporaron velozmente ingenieros de campaña secuestrados durante sus primeros enfrentamientos en China. Esos mismos ingenieros fueron puestos a trabajar no sólo en sitios a ciudades fortificadas sino en el mismo campo de batallas, uno de los primeros casos históricos donde se aplicó para ese fin maquinaria de guerra.

 

  • Laico: al igual que los romanos y la figura del emperador como máximo pontífice, los Mongoles eran laicos y permitían múltiples cultos dentro de sus rangos. Ello incluyó budhistas, musulmanes, cultos shamanísticos de la estepa y hasta cristianos. Al único ser que no era opcional rendirle culto fue al mismo Khan, claro.

 

  • Asimilación selectiva: durante su unificación de los pueblos mongoles, usando una táctica innovadora para la época, incorporaba los miembros valiosos de las tribus conquistadas a su propia familia (a los huérfanos los adoptaba formalmente su madre, por ejemplo) de modo tal de incrementar la fuerza de sus filas. Lamentablemente no extendió la misma suerte para los pueblos que quedaban en el camino de sus conquistas, siendo una prioridad mantener la movilidad de sus tropas en vez de incorporar millares de civiles a la campaña.

 

  • Información: a pesar de su imagen de bárbaro incivilizado, tenía un especial afán de recolectar inteligencia militar y política sobre sus rivales, usando muy amenudo esas debilidades para dividir y conquistar sus oponentes, muchas veces con varios años de anticipación. Tenía una extensa red de espías y rutas de transporte de información para mantenerse informado del movimiento de sus enemigos.

No hay que menospreciar el increíble nivel de carisma, talento militar, fortaleza personal y buena suerte necesarias para lograr los innegables méritos militares y políticos de Genghis Khan. A diferencia de Alejandro Magno, quien heredó el mejor ejército del mundo, él tuvo que hacerlo todo por si mismo, llegando desde la pobreza extrema cuando su padre muere y su familia es echada de la tribu hasta tener control exclusivo de un imperio que iba desde el Océano Pacífico hasta el Océano Báltico.