Categories
Ocio Trabajo

no negocies con vos mismo

kon-tiki-slice

Contrariamente a lo que se aplica en muchos contentos donde la conciliación y el consenso es positivo, a veces es mejor no negociar.

En la crisis USA-Irán de 1979 (podrás verla dramatizada en la película Argo) 52 diplomáticos norteamericanos fueron mantenidos rehenes durante 444 días. El conflicto surgió por el asilo brindado al ex Shah de Irán en USA, haciendo oídos sordos a los pedidos de extradición.

Podría haber resuelto de modo veloz si simplemente subían al Shah a un avión y lo depositaban en Irán, pero Estados Unidos no negocia con terroristas. De lo contrario sería extorsionados constantemente, además de ser importante para ellos mostrar apoyo para los líderes que se acoplen a su visión del mundo. Tuvieron que esperar.

Así debemos vivir nuestras vidas con las cosas que nos importan.

Una vez que tomes una decisión respeto a qué es importante para vos en tu vida, respetalo. Quizás no a rajatabla, pero lo mejor que puedas. Si priorizás tus hijos o tu mujer, ponelos antes que nada. Si querés ser el mejor atleta del mundo, no comas ni una papafrita un sábado a la noche.

Si suena el despertador es porque te tenés que levantar a esa hora. Saltá de la cama y arrancá con todo. Y antes de dejar de hacer algo que necesitás conseguir, resistí tres veces. La primera vez que querés largar la pose de yoga, esperá. Una vez, dos veces, y en la tercera relajate. A la larga ese período se extenderá.

Todos somos humanos, nadie es un robot y muy pocos somos monjes, pero si somos honestos y consistentes pienso que podemos lograr cosas extraordinarias.

Negociar con uno mismo es sólo una manera irracional (pero humana) de no avanzar.