Categories
Negocios Ocio

Por fin es el fin de la TV por cable?

Estamos en una época muy buena para consumir televisión. Nunca hubo tantas opciones, producción de calidad e inversión en contenido como en los últimos cinco años.

Hay más de 30 servicios de suscripción por internet, con un precio un tercio menor al de la TV por cable tradicional. Se producen el doble de programas (496 según The Economist) que en 2010. En total la industria gastó US$ 100 mil millones en contenido el año pasado (más que toda la industria petrolera) y US$ 650 mil millones en los últimos cinco.

Cómo lograrán pagarlo? La respuesta tendrá que ser incrementando participación en mercados emergentes. Con precios accesibles y flexibilidad de plataformas los servicios tendrán que necesariamente aumentar su alcance fuera de Estados Unidos.

También vendrán tiempos de cambio mientras más gigantes de tecnología entran al espacio. Si medís revenue YouTube (Google/Alphabet) apenas tiene market share. Si medís tiempo dedicado (eyeballs) la ecuación cambia. Amazon recién arranca, Apple lanzó su servicio el 1 de noviembre, Facebook lleva un par de años con Watch pero aún no despega, aun con una base instalada gigante.

Mientras Chile arde y se cuestiona el modelo capitalista es un buen momento para pensar en qué se benefician los consumidores cuando la competencia fluye.


El 12 de noviembre Disney lanzó Disney+ con The Mandalorian, una serie live-action basada en Star Wars como caballito de batalla. Ofrecen todo el catálogo de Disney, Pixar, Marvel, Star Wars y National Geographic; además de The Simpsons gracias a los US$ 71 mil millones que gastaron en 21st Century Fox. Se anotaron 10M de personas el primer día.

La serie está increíblemente bien hecha y demuestra cómo pueden producirse contenidos que antes ni soñábamos.

Siguen dos galerías con el arte de los créditos, un concepto fantástico para el tipo de fan particular de Star Wars (spoilers!)

El arte de los créditos de The Mandalorian retrotraen al artista de la trilogía Star Wars original, Ralph McQuarrie.