Categories
Negocios Tech

las aplicaciones móviles se comen el mundo

Una mirada superficial a la asombrosa explosión de las aplicaciones móviles no debe detenerse en que estamos hablando de algo más fácil y rápido que entrar a la web desde el teléfono. En mobile la usabilidad y el diseño no son opcionales, son todo.

En The Innovators su autor Walter Isaacson (el mismo de la fantástica biografía de Steve Jobs) donde rastrea el origen de la computación programable a Charles Babbage, inventor del Difference Engine y le prestaba su nombre a una columna de ciencia y tecnología en el Economist.

Desde esos orígenes en el siglo XXVIII hasta la supercomputadora que tenés en el bolsillo han sido una serie de innovaciones incrementales leves, cada uno trabajando sobre lo que vino antes.

Cuando miramos aparentes pequeñas innovaciones como Uber, Lyft y similares podemos pensar en que sólo son nuevas maneras de llamar un taxi. Eso existe hace 30 años. Pero es una mirada acotada del potencial disruptivo de la conectividad.

En un podcast en a16z, su fundador Marc Andreessen (Netscape, Skype, actual VC) menciona algunos datos críticos sobre la industria automotriz:

  • el promedio de vehículos particulares está en uso activo el 4% del tiempo
  • cada auto en la calle tiene un promedio de 1.2 pasajeros
  • en un mundo óptimo interconectado el requerimiento de vehículos es el 25% de la capacidad instalada (cantidad de autos en circulación)

Si lo llevamos a su conclusión natural donde cada chofer y cada pasajero está interconectado en una red, los autos están manejados por computadora (o por chofer rotativo) y se reduce drásticamente la cantidad de vehículos totales en el planeta qué impacto tendría sobre la industria? Pensemos no sólo en petróleo (y ecología) sino también autopartes (acero, plástico, etc.) y manufactura.

Bajo esta óptica la usabilidad es todo, el hecho de que para 2020 todo adulto en el planeta tendrá un smartphone es un impacto sísmico de proporciones históricas. Mobile se come el planeta.