Saturday, November 24, 2007

méxico, day 2: teotihuacán

Todos los que me dieron recomendaciones de México sugirieron ir a las Pirámides de Teotihuacán. El sábado luego de mi arribo amanecí dispuesto a pasar el día por la ciudad y el domingo en las Pirámides, pero mi Tío sugirió invertir el orden para aprovechar el domingo en Coyoacán.

Tomé el veloz subte del D.F. hacia el norte con intenciones de mechar con un "camión" hasta las Pirámides. En el camino apareció un muchacho con cara y aspecto de callejero, sucio de ollín y mueca agria. Yo lo relojié como todo viajero fuera de sus pagos, atento a potenciales amenazas a mi integridad. Además era el único miembro del vagón que no llevaba ni camisa ni zapatos.

Mis sospechas se relajaron cuando terminó de pasar la última vendedora ambulante ("Cinco, cinco, chicles a cinco!") y se desclaró como un entertainer: "Yo no estoy aquí para robarles, no tengan miedo, sólo quiero ganarme la vida, les agradezco por su atención, voy a mostrarles algo!" y con eso abrió una tela que llevaba, la tiró en el piso y expuso sus contenidos: miles de pedazos de vidrio rotos, en diversos estados de demolición. Sin más preambulo se tiró al piso, explicando su suciedad, y se golpeó reiteradamente en forma violenta contra los vidrios. Primero en un hombro, luego en la espalda, finalmente en el pecho.

Parecía fakir, pero era masoquista. No sólo que le dolía sin también se cortaba. Cuando pasó por mi lado pude ver que estaba cubierto de cicatrices, sin dudas producto de meses de juntar monedas de ese modo tan bizarro.



Las Pirámides propiamente dichas fueron lo segundo más impresionante que vi en toda mi estadía (por algún motivo me impactó más la Piedra del Sol). Estaba lleno de turistas y vendedores de artesanías. Logré escapar con solamente una estatua de obsidiana, unos huevos de piedras semipreciosas y unas pulceras de plata que fueron de lo más populares.

Labels: ,

Wednesday, November 7, 2007

méxico, day 1: mucha lucha

Una de las principales razones por la cual vine a México es para ver una pelea de lucha libre.

A diferencia de Argentina, en México es muy popular la lucha, de hecho es el segundo deporte detrás del fútbol. Tiene mucho que ver con la cercanía de USA y su fortísima influencia cultural. De hecho está prohibido por ley poner marcas, carteles o nombres propios de organizaciones en inglés. Deben ser en Español o ambos. Es una filosofía interesante, quizás deberíamos considerarla.



La pelea misma fue tremendamente entretenida, en contra de todas mis expectativas. Los luchadores son enormes y atléticos. Tiene muchísima personalidad, máscaras muy cool (ver la máscara del Santo en la última foto del álbum) y las peleas son emocionantes.

La mayoría empezaba con los buenos (Técnicos) ganandole a los malos (Rudos), pero con todo el público en contra. Obviamente los Rudos son más populares, bien onda bad boy, la gente ama a los Perros del Mal, liderados por el Hijo del Perro Aguayo, alientan a los Guerreros del Infierno (Atlantis y Último Guerrero) y putean contra el bueno del Místico, mi favorito.


Se pelea a tres caídas, contabilizadas por tremendas perras de porristas quienes reciben mucha atención cuando se acercan a los machotes sudados de los luchadores.

Claramente no se están matando, pero sí que se golpean. Vuelan muy verazmente por los aires, se patean, golpean, knockean y zapatean sin respiro. Divertidísimo. Al fin del día lo único predeterminado es el resultado (quienes lo mandan son los árbitros), pero la pasás de puta madre.

Labels: , ,

Tuesday, November 6, 2007

méxico day 5: museo antropológico

Labels: , ,

Monday, November 5, 2007

méxico, day 1 & 2: footnotes

  • La lucha libre es trucha y entretenida en partes iguales. Me divertí muchísimo.
  • Las sentadillas son para giles. Hay que subir y bajar la pirámide del Sol para sacar buenos glúteos.
  • La Ciudad de México tiene cero fama pero está igual de alta que la mayoría de Bolivia. Me quedé sin aire en ocasiones inesperadas y me explicaron que la combustión incompleta por falta de oxígeno contribuye a la terrible polución. Hasta es difícil prender el fuego para hacer un asado.



  • No entiendo cómo no venden comida dentro de todo el complejo arquelógico de Teotihuacán. El sábado no comí más que un sandwich y un Snickers en todo el día y casi desvanezco. Gracias a dios por los burritos en paquetitos.
  • Los bueno de México es que es latino pero con el toque de productos y servicios norteamericanos. El Minute Maid Revita de Limón, Té Verde y Aloe Vera es INCREIBLE.
  • Regatear con artesanos cuando la competencia es alta y los costos bajos es un paseo.

  • Intentar conseguir un descuento en taxis, con gasolina alta y autos carísimos, imposible
  • Un poco de simpatía te puede conseguir cosas; un chofer nocturno, que encontró irresistiblemente cómico que "solo" había tomado un mezcal, me regaló una Negra Modelo, "para que te la chingues y no digas que los mexicanos no somos generosos con los argentinos!"

  • Por todos lados tuve que pedir disculpas por invadir el país. Somos la segunda minoría (detrás de los colombianos) y nos llevamos su dinero y sus mujeres. Imperdonable.
  • Las mexicanas no son atractivas pero la ciudad de México está infestada por extranjeros. Eye-candy en proporciones miserables en comparación a Europa.
  • Compré souvenirs sin parar, y vos por más. Tengo estatua del sol, huevos de piedras semi-preciosas, pulceras de plata, máscara del Místico, muñecos de lucha libre (inc. El Santo), posters de La Catarina y amigos, café orgánico arábico de Chiapas y algo así como 500 fotos.


Mapeos del hipocampo cerebral y campo
magnético de la tierra cortesía de la revista Nature.
Obvio que no tienen ni idea de que uso sus fotos.

Labels: ,

Sunday, November 4, 2007

méxico, day 1 (cont.): macho libre, muerto

...perdón por ser tan flog, más data en el correr del día, es que tengo que salir!














Labels: ,

Friday, November 2, 2007

méxico day 1: welcome to tijuana

(todavía no hay tequila, sexo y marihuana no habrá, pero whatever)

El jueves estuve todo el día bastante freakeado organizando el viaje. Tenía que cerrar las últimas reuniones, mandar algunos documentos y justificar un par de forecasts. Hijo del rigor, trabajé como héroe, rindiendo al máximo con poco tiempo y bajo presión. Sin dudas sería más eficiente con más trabajo, por la obligación de optimizar y rendir a tope.

Sin embargo todos sabemos que nadie opera así, si no nos apretan un poco las bolas nos quedamos en el letargo inerente a la responsabilidad.

Con todo aparentemente cocinado salgo en taxi desde la oficina, tenía que pasar a buscar cosas por lo de mi vieja y correr a casa, con el tiempo corto y todo sincronizado.


Lógicamente dejé mi abultado llavero puesto en el gabinete de la oficina. Llamada a hermanita que acababa de entrar (atendió la quinta llamada a casa, yo al borde de la desesperación) y roommate que venía del gym y todo OK.

Mientras sudaba en el asiento trasero de un 504 pensaba una y otra vez cuanto me cago en Murphy, sus leyes, su ubiquidad y la puta que lo parió.

El viaje fue bastante poco anecdótico, como todo viaje. Es imposible estar postrado cual inválido durante 12hs en un asiento y "pasarla" bien, pero si tenés una almohadita Samsonite, un Economist y un buen libro la pasás mejor.

Amo cuando sub-venden el vuelo y puedo invadir una serie de asientos desocupados. Arriba a México y acorde a todos los pronósticos HACIA FRIO. O sea, en el imaginario colectivo es un desierto y hace 45 grados a la sombra, pero acá resulta que es otoño. Hemisferio norte, remember?


Al llegar al hotel me encuentro con la ingrata sorpresa de que el WiFi está roto y sólo tengo internet en el Business Center. La infradotada de la recepción pretende disminuir mi incredulidad con la oferta de dejarme usarlo "sin cargo por la falla en el inalámbrico". Infeliz, como si eso fuera a reducir en siquiera 10% mis impulsos de meterles la reserva por popa y cambiar de hotel.

Voy a desayunar masticando bronca. Elegí el hotel porque aludía tener arquitectura francesa y estaba dentro del rango menor de precios ofrecidos (la empresa me paga el finde y quería ponerle onda), pero cobraban el desayuno y no tenían internet. La peor. Hay mejores hoteles en Asunción.


Termino, subo, prendo el modem y me encuentro con 10 redes incluida la del hotel, que funciona a la perfección. No sólo es idiota, sino que está desinformada. Mi mezcla de éxtasis por tener internet y bronca por el mal rato sólo se puede comparar a la sensación que tiene una madre al recuperar un niño extraviado. Todavía no me convenzo si lo que debo hacer es hacerla echar por asustarme o felicitarla por la sorpresita que me dio su desinformación.

Un baño ritual de inmersión y un par de mails corp y estoy pronto para salir a almorzar, tirarme un rato a dormir y organizar la tarde. El aire es escaso por los 2,200 mts de altura, pero me voy aclimatando. Pienso salir a correr para hacer un poco de reconocimiento, pero voy a esperar un poco. Mato por un té de coca. En Bolivia te los ofrecían en todos los bares, pero allá están a 4,000 y pico. Después pretenden ser altos, ridículos. A esa altura viven las cabras, con las cuales me identifico pero no comparto genes, unfortunately.


Esta noche tengo una pelea de lucha libre (por trabajo, veré de hacer un deal) y un poco de absorción cultural. Parte importante de mi trabajo es entender qué está pasando, qué tendencias existen y vendrán, es clave vivirlo sin intermediarios.

Eso signfica desloguearme.

Labels: ,

Wednesday, October 31, 2007

aztec

No se si está bueno o malo, si prefiero estar más tranquilo y arraigado en una rutina o prefiero el ritmo vertiginoso que implica organizar, reservar, ejecutar y recuperar un viaje de negocios, pero este año pude viajar mucho.

Desde que dejé el ámbito de quienes piensan cómo hacer (consultoría) y pasé a la orbita de quienes producen resultados (ventas & marketing) estoy un poco más agitado, un poco más exigido, un poco más motivado. Me gusta poder ver el fruto de mis esfuerzos, por veces considerables, me da satisfacción innegable ver cómo la empresa se moldea detrás de decisiones, logros o ideas mías.

Además sin dudas que me gusta poder decir que fui al Prado y al Louvre en el mismo año, pagando solamente los 9 euros de la entrada.

Mañana me voy a México. Watch this space.

Labels: , ,