Ser Warren Buffett

Warren Buffett no es sólo un inversor extraordinario, es un ser humano excepcional. Entendiendo el valor real de una moneda es frugal al nivel de no gastar más de US$ 3 en su desayuno (en función de cómo terminó la bolsa el día anterior ahora US$ 0.25).

En 2006 anunció que donaría la mayoría de su fortuna (en ese momento cerca de US$ 65 mil millones) a la Bill and Melinda Gates Foundation, quienes esta año publicaron una carta extraordinaria reconociendo el “retorno” (vida salvadas) de esa donación.

Recomiendo ver Becoming Warren Buffett, dónde no sólo habla de cómo llegó a ser quién es sino los valores y prioridades que lo llevaron a tener un tablero interno que denota cómo viene en la vida, independiente de lo que digan los demás.

O2O

Aparentemente la industra de online-to-offline (O2O) vale un billón de dólares (un millón de millones) y recién me entero que existe el término.

Nada como la prensa de negocios para inventar términos nuevos para todo – claramente es algo que existe hace mucho. Algunos ejemplos notables incluyen Groupon, OpenTable o Uber.

A continuación un gráfico útil para ver claramente por qué estamos hablando de algo que todos conocemos y existe hace mucho:

what-is-o2o-online-to-offline-digital-ecommerce-retail-china-gmic-1-2

 

Débito en cuenta

Es una solución restringida a un país pero me parece super interesante que 19 bancos norteamericanos se pongan de acuerdo para hacer débitos directos en cuenta entre ellos, como modo de competir con Venmo, Square Cash y otros.

El caso de uso es simple y algo que los consumidores buscan siempre: una manera alternativa al efectivo y tarjetas de crédito para hacer pagos pequeños.

Link.

Recursos y escasez

Hay un sólo recurso común a todos: las 24 horas del día. Beyoncé, el Papa Francisco, tu verdulero y vos tienen la misma cantidad de horas, minutos y segundos por día.

Tu atención tambíen es un bien escaso. Por contrario el dinero no lo es, es muy posible estirar ese recurso.

Comparativamente está claro qué vale más.

Hacelo muy bien

“Hacé lo que amas y no trabajarás un sólo día de tu vida” es tan trillado como cierto pero no siempre posible aplicarlo.

Una vuelta de tuerca interesante la da Seth Godin: hacé lo que hagas muy bien… o convertite en muy bueno haciendo lo que estés haciendo.

La clave es que al mercado, a tus consumidores y a tus pares les importan muy poco tus pasiones si el producto es malo.

Cuándo llegará el final de las passwords?

 

Las passwords son un sistema muy malo para garantizar la seguridad. Son difíciles de recordar si son buenas y poco efectivas como medida de resguardo real. La doble autenticación – requerir además un código con caducidad – parecería ser una solución.

Sin embargo es un error pensar que el SMS es seguro para 2-factor authentication. Es muy fácil que alguien duplique tu SIM card y se haga enviar un mensaje de texto a través del sitio de las operadoras. Mucho mejor son los códigos de seguridad (via apps) o hasta vía un dongle físico. Para balancear la inconveniencia de estos sistemas sólo hay que usarlos para loguearse desde un device nuevo o cambiar un password.

En cualquiera de los casos es útil usar un password manager. Con sólo recordar una master pass accedés al resto de tus password, generadas por la aplicación, seguras y diferentes entre si. Para entrar a esa app incluso importante ni pensar en passwords sino en passphrase, es decir una oración que podemos recordar y tiene suficientes caracteres para ser muy lento en crackear.

Es caro cobrar

bn-pt058_cardcl_m_20160908090448Cobrar con tarjeta de crédito es caro para el banco que emite, para el banco que cobra, para el comercio que acepta la tarjeta – para todos menos para los consumidores.

Parece populista pero la política no tiene nada que ver. Es una tecnología que tiene más de 60 años construyendo protecciones en contra de la disrupción.

Le habrá llegado la hora? No va a ser de un día para el otro. Es refrescante ver que al menos se controla un poco el abuso. Por lo pronto Mastercard le debe a sus clientes ingleses USD 18 mil milliones, según la Unión Europea. Tremendo, eso que sólo abarca de 1992 a 2007.